Alimentos Crudos o Cocinados? Evita el Fuego

Los ingredientes que necesitas para cocinar a un solo clic

alimentos crudos

 

El sistema digestivo del ser humano asimila y procesa mucho mejor los alimentos crudos que los alimentos cocinados. Los alimentos en su estado natural son más amigables y compatibles con nuestro proceso digestivo. Los cocinados se hacen más pesados, lentos y difíciles de descomponer y digerir, generándole al cuerpo un valioso gasto en recursos y energía además de sumar números para padecer trastornos y enfermedades relacionadas con los órganos digestivos. Esto también es aplicable no solo a los alimentos cocinados, sino a todos los alimentos procesados, refinados, manipulados o envasados.

Una dieta basada en productos básicos, enteros y frescos, poco o nada cocinados, es la mejor alternativa para nuestra salud y la de nuestro aparato digestivo. Además el consumir crudo te ahorrará tiempo en la cocina y también dinero en tu bolsillo, pues dependerás menos del gas o la electricidad.

Cuando los alimentos se someten al fuego o a la alta temperatura se pierden muchos o casi todos los nutrientes, se agota la fuerza vital/fotosíntesis del alimento, se deshidrata y se destruyen importantes enzimas metabólicas

alimentos crudos o cocinados

Ese tipo de comida lleva paulatinamente a la desnutrición de la persona. Una cosa es estar alimentado y otra estar nutrido, y en el primer mundo se tiende a estar sobrealimentado pero desnutrido. Los alimentos crudos son los mas completos y enteros. Yo de más joven no tenía los niveles de energía que ahora sí tengo con mi dieta basada en alimentos crudos.

Alguien me dirá sí, pero es que la carne no se puede comer cruda hay que pasarla por el fuego; a lo que yo le diría sí, pero es que el tracto digestivo, la química digestiva y la dentadura de las personas no están diseñadas para comer carne como sí lo está el tracto digestivo de un animal carnívoro. Con esto quiero decir que se debe comer lo que por naturaleza el cuerpo puede asimilar y procesar sin consecuencias.

Comer carne se puede, pero se está entonces expuesto a las consecuencias de ir contra la naturaleza propia de cada uno. Además, el falso mito de la ingesta de proteínas animales para estar sano y fuerte está completamente instaurado en las creencias de muchas personas, siendo esta la peor de las proteínas que se le puede dar al cuerpo. De esto y de cómo muchísimas enfermedades vienen de la sobreingesta de proteínas hablaremos en futuras entradas.

Para matar las bacterias y patógenos que algunos alimentos crudos pueden contener o que pueden generar bastará limpiarlos adecuadamente con agua, usar la refrigeración o escaldar brevemente susodichos alimentos.

Los alimentos crudos no se vuelven peligrosos

Cocinar los alimentos a alta temperatura da lugar a la aparición de nuevas sustancias químicas que son tóxicas y ácidas, como Nitrosaminas, Acrilamidas, Furfuraldehído y Furanos, Aminas heterocíclicas e Hidrocarbonos policíclicos. Estos últimos aparecen en la carne cuando es cocinada o frita en exceso, lo que algunos llaman muy pasada o incluso crujiente. De echo se debe evitar siempre ingerir cualquier parte quemada o negra de cualquier alimento, pues es dióxido de carbono muy nocivo para el cuerpo donde además se va acumulando. Estas sustancias son muy sospechosas de provocar cáncer, problemas nerviosos, problemas de reproducción y algunos otros. Muchos alimentos procesados del supermercado (clic) ya aparecen listados por contener algunas de estas sustancias.

Freír, tostar, grillear, asar o caramelizar es lo peor que podemos hacer, pues a través de estos procesos es como se llega a las máximas temperaturas las cuales desnaturalizan el alimento y cambian su estructura y propiedades, amén de la aparición de los tóxicos citados. El microondas también prohibido, pues destruye la composición molecular de los alimentos y es una máquina que emite radiaciones sobre ellos. Yo hace años que lo aparté de mi vida y no lo necesito para absolutamente nada.

Recomendaciones a la hora de tratar los alimentos

Sí recomiendo en cambio cocinar al vapor ligeramente ciertos alimentos vegetales que se ven beneficiados por ello, liberando más nutrientes y haciéndolos más fácil de masticar y de digerir. También recomiendo el uso de un deshidratador como técnica segura para preparar alimentos y tampoco es mala la fermentación. Estas técnicas de cocción no superan la barrera de los 100 grados centígrados, así que son seguras pues mantienen los nutrientes y no generan las sustancias indeseables.

Es difícil sentirse empachado, que te repita la comida, cansado, somnoliento o pesado después de comer alimentos crudos y frescos.

Facebooktwittergoogle_plus

Deja un comentario