Alimentos Procesados y Refinados Son Peligrosos y Poco Nutritivos

Los ingredientes que necesitas para cocinar a un solo clic

Expositor de comida preparada

Una gran mayoría de expertos no financiados por el sistema (a los que no se les da voz en los medios masivos) y estudios realizados al respecto concuerdan en que la comida o los alimentos procesados son poco nutritivos y peligrosos, osea que está casi vacia de lo que de verdad necesitamos comer. No solo está muy desprovista de nutrientes, es que además contiene innumerables químicos que acaban en nuestro cuerpo al ingerir esos alimentos. A veces asusta ver en “ingredientes” hasta más de diez aditivos juntos: E-300, E-111, E-132, E-124, E-260, E-239, E-327, E-307, etc…

Es escalofriante entrar en páginas web de muchos países en las que se listan con información oficial cientos y cientos de aditivos que llevan los alimentos, y se catalogan en etiquetas como neutro, peligroso, muy peligroso, posiblemente cancerígeno, desconocido…

Nos toman por ignorantes mientras la gente que se preocupa de esto o tiene la mosca detrás de la oreja sigue en debate abierto sobre si es bueno o malo, sobre si realmente hacen falta esos aditivos para la comida, que si los estudios, que si los cientificos… Y mientras la confusión reina, a ingerir.

Por ejemplo el glutamato lleva los códigos del E-620 al E-635. Sirve para potenciar el sabor de los alimentos, y a la vez, destroza el cerebro. Bien lo sabe el dr. Russell Blaylock, un experto en la materia que lleva años exponiendo sus peligros y los de otros aditivos comunes. Revela información interesante, como en este video. Está en inglés. (Por cierto son ese tipo de videos que Youtube de vez en cuando borra para que no acumulen demasiadas visitas y se extiendan mucho).

Bajo la excusa de la conservación y mejora de la textura, consistencia y aspecto de los alimentos nos atiborran de elementos químicos en la comida preparada. Alguien piensa que estos químicos son inocuos e inofensivos? Nada más lejos de la realidad. Estos elementos interactúan con nuestra propia química y con las hormonas alterándolas, causando transtornos, y debilitando nuestro sistema inmunológico. Pocas cosas hay peores que los químicos sintéticos en el organismo. En otros post hablaremos más en profundidad sobre ello aportando interesantes datos, pero de momento quedate con esto y con la idea de que estos químicos además se recombinan entre ellos dentro del organismo, dando lugar a nuevos grupos aditivos más peligrosos si cabe, por ejemplo cuando se junta tal E-XXX con otro E-XXX.

Por qué hacen esto?

Porque estar sanos no es negocio, en cambio la enfermedad sí lo es. Quien controla la industria farmacéutica que te vende todo tipo de medicinas patentadas (y oculta otros remedios eficaces que no se pueden patentar ni sacarles beneficio) es igual a quien controla la industria alimentaria que te vende todo tipo de alimentos procesados y refinados y bebidas alteradas, para que gracias a sus efectos nocivos vuelvas a la farmacia a por una solución. Lo captas? Todo queda en manos de unos pocos grupos y corporaciones que controlan todos los mercados e industrias y se llevan todo el beneficio además de tu preciada salud. Es una maquinaria extraordinariamente grande y bien engrasada que solo entiende de dinero. Contra más rápido entiendas esa conexión entre enfermedad-negocio-corporaciones antes estarás en disposición de tomar el control completo de tu salud dejando atrás los riesgos, las debilidades y las enfermedades.

Todo es marketing sobre productos que dejan mucho beneficio

Los alimentos procesados son dañinos y además me gustaría añadir que las primeras marcas en las que todo el mundo tiene su confianza depositada y piensa que son las mejores, en realidad son las que más concentración de aditivos llevan y las que causan más adicción debido a sus químicos añadidos para dar sabor. Mentiría si dijera que además no son las que mejor y más amplio marketing tienen. Los supermercados son puro escaparate sobre marketing alimentario. Sorprendido? Bienvenido a la realidad de la industria alimentaria, que poco a poco se ha echo con el control casi total de lo que debemos comer y beber. Producen a bajo precio comida que luego te venden como buena y sana dentro de un paquete que luce estupendo.

Ni te acerques al super si quieres adelgazar. Evita los alimentos procesados

Si además eres una persona que sufre de sobrepeso y estás preguntándote cómo bajar de peso, quiero que sepas que comiendo del supermercado eso es casi imposible. La cantidad de añadidos que llevan los productos y el própio refinado los convierten en bombas caloricas. Y repito no te dejes engañar por lo que diga el marketing y los dibujitos bonitos del envase. El alimento envasado que menos te puedas imaginar lleva azúcar refinado.

Es importante destacar que los alimentos procesados contienen una densidad nutritiva mucho menor que ese mismo alimento sin procesar, es decir sin pasar por la industria que “legaliza” su venta. Al mismo tiempo ese vacío nutritivo es reemplazado por calorías de todos los colores. Las industrias manipulan profundamente la comida y la bebida que luego nos venden. Hay aditivos de todo tipo y puedes ver las tablas por internet para tener una idea de que tipo de aditivos lleva lo que ahora mismo te estás llevando a la boca. Además de todo el repertorio químico que hemos visto, muchos alimentos procesados están acompañados por una cantidad anormal de potasio y grasas saturadas transgénicas, algo que también podría llegar a ser perjudicial para tu salud si no se mantiene un equilibrio adecuado.

El tema de los transgénicos, del cual hablaremos en futuras entradas, es un tema complejo que merecerá más de un post.

Al final estarás pensando que si no vas al super que demonios vas a comer. Si, lo entiendo. Mi consejo es que revises muy profundamente tus hábitos alimentarios y te rodees de todas aquella cosas saludables que son las que necesitas. Huye de la comodidad de bajar al super. Empieza por leer más posts en este blog y ves tomando nota de lo que te aconsejo comer. Luego visita más frecuentemente el mercado de productos frescos. También hay muchas cosas orgánicas y garantizadas que puedes pedir online. Visita colmados orgánicos que ultimamente han proliferado mucho. Si vives fuera de la ciudad visita a los productores locales y cómprales sus frutas y verduras. Cultiva tus propios productos si puedes, y si no puedes estudia la posibilidad de poder hacerlo. Dedica una parte de tu tiempo a prepar tu comida en vez de comprarla preparada y conviertete en un artesano de tu própia alimentación. Y por último deja de comer lo que no debes ni necesitas comer, así tampoco tendrás que ir al super de toda al vida. Dí no a los alimentos procesados para siempre.

 

 

 

Facebooktwittergoogle_plus

Deja un comentario